Rafa Mölck y Jussi Folch. LANEVERA Ediciones

Rafa Mölck y Jussi Folch.  LANEVERA Ediciones
‘En LANEVERA refrescamos las ideas de la gente y el arte valenciano’

Rafa Mölck y Jussi Folch forman un singular tándem que dan vida a uno de los espacios más multidisciplinares y coloridos de Ruzafa: LANEVERA ediciones. Un taller de serigrafía artesanal en el que nacen ideas, crecen proyectos y forman a quienes quieren trastear con tintas, racletas, pantallas y adentrarse en un arte muy técnico: la serigrafía. 

Hoy se toman con nosotros un café de especialidad en el córner de Elixir del Mercado de Ruzafa.


¿Por qué serigrafía?

Rafa: Lo mío fue accidental quería montar un taller multidisciplinar, empezó a entrar mucho trabajo de serigrafía y poco a poco fui especializándome.

Jussi: Yo ya me dedicaba a la serigrafía, tenía un taller en Picassent y precisamente entré en Bellas Artes para soltar más la mano, conocer gente y ampliar técnicas. 

Empecé a dibujar las camisetas de las bandas que escuchaba. A mis amigos les gustaba más las que hacía yo que las originales de los propios grupos. Mi hermano me dijo ¿pero tú sabes lo que es la serigrafía? Y fue entonces cuando descubrí todo un mundo.

 

¿Cómo os encontráis y decidís trabajar juntos? 

Jussi: Me hice amigo de Rafa porque era becario y era el único que tenía las llaves del taller de grabado en Bellas Artes. Yo necesitaba mucho ir a ese taller por esa época. Además, era muy gracioso.

Rafa: A mí me entraban encargos que no podía hacer y busqué a Jussi. Digamos que nuestra relación fue una simbiosis de utilidad mutua y luego fue cuajando una amistad. Eso sí, nos contradecimos en todo. Jussi es más impulsivo, yo más reflexivo.

Jussi: Rafa es muy metódico, es el cocinillas, el de las fórmulas, los cálculos, los tiempos de exposición.  Yo, sin embargo, pienso que mientras lo analizas todo ya podrías tenerlo hecho.

Rafa: Hemos aprendido mucho mutuamente. Empezamos haciendo producción externa. Lo que más me molestaba en Bellas Artes era decidir ‘qué hacer’. Cuando descubrí la figura del editor me salvó la vida. Aquí viene un artista y te dice ‘quiero hacer esto’ y nosotros se lo hacemos, le asesoramos. Pero solo de producción no podíamos vivir, al menos por el momento y siempre habíamos querido formar a la gente y por eso también hacemos talleres de serigrafía y clases semanales. 


LANEVERA también es una galería de arte y muy activa

Jussi: Y tan activa, cuando leas esto acabaremos de estrenar nuestra sexta expo de la temporada. Creo que el año que viene bajaremos el ritmo. Nos da la sensación de que estamos avasallando un poco a nuestro público. Viene mucha gente y estamos muy contentos, pero no nos da tiempo para todo. 

Acabamos de tener la expo Masked Society de Vicente Aguado (deepstate) y ahora hasta el 7 de mayo estaremos con SACS de Enric Alepuz al frente de Multi Love. Una colección de sacos impresos donde Enric reinterpreta logos tradicionales de los establecimientos de toda la vida: panadería, horchatería, pescadería. Nunca ha expuesto y siempre estábamos con la coña de a ver cuando lo veía en el IVAM o en el MUVIM y mira por dónde lo voy a ver en LANEVERA.

Rafa: En nuestra galería el techo es de uralita así que a finales de junio la temperatura da por terminada la temporada de exposiciones, pero hasta que llegue el calorazo aún podréis conocer la obra de Fátima Bravo y también la de Víctor Visa.


¿Cuál es el valor que le dais a la artesanía y a los artistas locales?

Jussi: Nos gusta que la serigrafía siga siendo una técnica muy rudimentaria, puedes serigrafiar con cualquier cosa y en una hora estás produciendo. Muchos artistas cuando conocen la serigrafía flipan y disfrutan muchísimo y hay otros que, mientras, se quedan instalados en la tablet y los ordenadores. Nuestra misión es intentar que salgan de allí.

Rafa: En cuanto a artistas locales, nos gusta mucho estar en un entorno creativo y colaborar con otros. Hemos visto desaparecer muchos artistas de la zona y hemos visto rendirse a otros tantos.

Jussi: A veces nos dicen que somos la resistencia de Ruzafa. En realidad, me molesta porque quiero que seamos un eslabón más. Al final si no estás cerca de gente que te nutre y se complementa contigo te vas quedando apartado. En València hay artistas muy buenos y los ilustradores valencianos son envidiados en muchos otros lugares del país.


¿Cómo os gusta el café?

Rafa: Cortado con una cucharadita de azúcar, aunque éste sin azúcar me ha gustado. El café es necesario para empezar la vida cada día. Yo quiero reivindicar el café descafeinado de calidad y es el que hoy me voy a llevar a casa.

Jussi: A mi me gusta el café solo, corto, intenso, amargo y de Colombia.


Os gusta meter a jóvenes artistas en LANEVERA. Contadnos la experiencia con vuestras residencias artísticas.

Jussi: Tenemos un espacio que cuando empezamos soñábamos con poder tener o que hubiera en València. Un lugar donde descubrir nuevos artistas. Nos gusta tener por el taller a alguien que no tenga experiencia en serigrafía. Enseñándole aprendemos mucho, nos nutrimos. Nuestro objetivo es hacer una residencia al año. Están tres meses con nosotros, le proponemos un par de ejercicios y establecemos un proyecto. Hemos hecho dos hasta ahora. La primera con Agustín Esteso y la segunda con Elena López de Unamesa. Nosotros aportamos todo el material y nuestra experiencia y concluimos con una expo de su trabajo.


¿Cuál es el secreto de una buena serigrafía?

Jussi: Que esté hecha en LANEVERA (Ríen)

Rafa: El diseño ha de estar planteado para una serigrafía. Normalmente cuando te vienen con un diseño que es para hacer una reproducción, no es el medio, la serigrafía no está para eso.

Hay una concepción de que la serigrafía únicamente te sirve para tintas planas, pero se puede hacer mucho más desde el punto de vista de la técnica. Se hace más complicado y la mayoría de estudios renuncian a esa investigación.

Jussi: Fíjate que para mí el secreto está en que la tinta plana sea súper plana. 


¿Alguna serigrafía de la que estéis especialmente orgullosos?

Rafa: La que hicimos para Pichiavo, técnicamente uno de los retos más importantes y complejos. Nos salió bien, tan bien que la ponía al lado del original y nadie encontraba la diferencia.

Jussi: Pero la que hoy hemos traído es una trama que llamamos ‘la trama de la casa’, que salió a base de unos cuantos cálculos de Rafa. Hace una mezcla de color con un grano precioso. Es una imagen del videojuego de los 90, Burnout, a tres colores, un rosa flúor y dos azules. Fue el cartel de la gira de Chavalan, una de las bandas en las que toco el bajo.

Rafa: Aunque de las series que más orgullosos nos sentimos es de las que hacen nuestros alumnos. Una alumna se nos puso a llorar al ver el resultado de su serigrafía. Y claro, sentimos mucho orgullo de profesor.


¿Y qué tal tener la sede en Ruzafa?

Rafa: Estamos en la calle Puerto Rico, pero se nos ha jubilado el panadero y nos ha dolido mucho. Vicente y Pilar han cerrado el horno y nos han dejado huérfanos de almuerzo y merienda. Además, era el radio patio donde nos enterábamos de lo que se cocía en la zona y donde recibíamos nuestra dosis diaria de empanada y pizza.

Jussi: Nos llevamos bien con todos los del barrio. Hay efervescencia, siempre hay movimiento. En Ruzafa hemos conseguido crear el espacio que soñábamos.


Older post